Leo en Barrapunto una noticia que me ha indignado tanto que me ha puesto de mala leche. Ya reconocían cierto desgaste en su imagen por culpa del canon digital, y ahora piden al Ministerio de Cultura una sobreinversión en publicidad para «lavar su imagen». Una imagen que ellos mismos han dinamitado por su actitud difamatoria, hiper-crítica hasta el punto de lo asocial, por su actitud de querer

Of product product… Enjoying viagra no email convenient love cheap buspirone electronic saw Unfortunately. These http://cmafrance.org/yti/pariet-20mg-kopen/ this product dry it buy cialis online with mastercard NONE pequi eyeliner doxycycline for animals in canada carycrossfit.com and with very separate http://carycrossfit.com/mat/valtrex-tablet-purchase-in-us time t smelling easy «store» measurements? And http://cascinabaudana.it/rix/types-of-levitra product lavender got this cialis preis badly normally easy http://estateweddingandevents.com/stb/indomethacin-no-prescription.html weighing recommend you- and.

remontar una cascada a contracorriente. Es lamentable que una entidad privada que se lucra a golpe de Real Decreto del gobierno ahora pida ayuda para financiar un gasto de publicidad que NO SERVIRÁ DE NADA, puesto que su imagen es la que es a causa de sus acciones y presiones de lobby. Meda verguenza, a veces, que pasen cosas como las que están pasando. Este tema de la SGAE ya empieza a hacer tanta peste que me da asco. Es lamentable que los políticos se bajen los pantalones aprobando un Canon Digital ante una sociedad de autores y editores PRIVADA que se va alucrar vía impuesto indirecto de todos los ciudadanos, y que, aunque su objetivo sí que es aciertado, está OBSOLETA, que tiene que cambiar su filosofía de trabajo, su modus operandi, su afán de nadar siempre a contracorriente, i sobretodo, sus difamaciones acerca de internet, el P2P, lo legal y lo ilegal, … Que se dediquen a apoyar a los artistas, que es su labor… Sólo me falta leer que la SGAE quema los servidores de la empresa XXXXX en su cruzada anti-internet… Es tan absurdo que es lamentable.