Es ancestral la frase de “zapatero a sus zapatos”. En mi pueblo se solía usar la frase “A n’es pagès fote-li cols“, una frase o dicha popular representativa del intrusismo que hacían los agricultores cuando salían a pescar junto con los auténticos pescadores.

Siempre habrá intrusismo, y en cierto modo es positivo que así sea. Si hay personas que desarrollan una función para la que no están del todo preparados, los que sí que lo están deben mejorar y hacer algo para resaltar por encima de esos “intrusos”.

Hoy por twitter deambulan muchos coach que no llegan al listón mínimo para poderse denominar Coach con todas sus letras. Lo mismo para un experto en Storytelling, expertos en Marketing, Recursos humanos, Communties Manager, etc. Toda persona puede, lícitamente, abrirse paso entre el ruido de Twitter o Facebook para intentar ganarse la vida con este tipo de profesiones (igual que lo hacían los agricultores en mi pueblo)

En las redes sociales podemos ver muchas personas demostrando sus conocimientos en cada una de sus áreas, y, obviamente, lo que demuestran unos no es lo mismo ni tiene la misma calidad que lo que demuestran otros. El que realmente es experto en algo lo demuestra con sus buenas palabras y frases.

Yo no creo que este tipo de “intrusismo” perjudique a una profesión determinada. He llegado a oir que la figura del Comunity manager está pervertida (digo Communty manager porque es la que más cerca me queda). Sí que es verdad que una empresa puede sentirse engañada por un Community que no sea del todo profesional o correcto, pero lo que esta empresa debe hacer es cambiar de proveedor sin despotricar de todos los community manager que están a su alcance.

Empresa: si no te ha gustado un proveedor, pues cambia a otro proveedor para el mismo recurso. Es ilícito pensar eso de que “paguen justos per pecadors“. No crees?