Ha llovido bastante desde ese 2006 en el que Sir Ken Robinson hizo ese pitch tan motivante y revelador en el TED, hablando de que “las escuelas matan la creatividad”. A mi, personalmente, me encanta esta versión dibujada de las tesis de Robinson…

Me ha ocurrido algo inesperado recientemente. Un fiasco, un chasco, una decepción, un toque de atención… en realidad, una mala noticia. Creo que en lo dospuntocero en general falta una dosis notable de humildad, y de reconocer que las cosas a veces salen mal, otras veces salen peor… y que todos podemos tener un dia malo. Para acabar con este lamento, como diria Sabina, en Twitter a menudo hay “más de 100 pupilas donde vernos vivos, más de 100 mentiras que valen la pena”. Y las malas noticias no abundan. Todo es de color de rosa.

Hoy me han transmitido que dejo de impartir módulos de eMarketing para uno de los postgrados donde ejerzo como profesor asociado. La razón… mas o menos… en una conversación telefónica…

Los test de satisfacción de los alumnos, y las quejas o comentarios que me han hecho (como director del programa) me demostraron que la apuesta por tí como profesor no ha acabado de cuajar, y no te he podido asignar los módulos del postgrado para este curso 2010-11.

Mi primera reacción, asombro. Después, me he “enfadado”. Cuando se iba desarrollando la conversación, ha sido él quien se ha ofendido por mis palabras. Al final, todo OK, buenas palabras, y despedida a lo genttleman, como no podría ser de otro modo, tanto él como yo.

Pero me he quedado pensativo, en los puntos que expongo aquí:

1- ¿cuál es el enfoque de las escuelas de negocio?

Creo que su foco está en desarrollar habilidades, apalancar conocimientos pre-existentes, desarrollar nuevos conocimientos y actualizar el background educativo del alumno, y establecer referentes en el alumno (vía metodología del caso, vía multitud de profesores especialistas en cada area para cada programa, i vía ponencias de personajes invitados.

Hasta ahí estamos de acuerdo

2- ¿Cómo una escuela de negocios valora la calidad de los programas que imparte?

Creo que lo puede valorar internamente:

  • Auditorias internas de calidad del profesorado, con la figura del Controller.
  • Grado de utilización de sistemas de información y TIC que hagan que los profesores sean más ágiles (pocas instituciones aprovechar realmente las TIC y la cosa 2.0 como dios manda.
  • Programas de Team-building entre institución y profesorado (poco he visto del sector como para poder opinar)

Y lo puede valorar externamente:

  • Auditorías externas (ISO o EQUIS de calidad)
  • Mediante las acreditaciones, como la de la AMBA, otorgada por “the Association of MBA’s”. Representa un network internacional de 157 business schools reconocidas a nivel internacional.
  • Formularios de satisfacción del alumnado (nota global de cada programa)

3- ¿Cuáles son las implicaciones de cada sistema de “evaluación” de la calidad de los programas que imparten las escuelas de negocios?

Está claro que todo lo que sea analizando las fuentes o recursos internos es más cómodo. Es más limpio, porque todo queda en casa, y permite lograr una mayor cohesión de equipos, profesores, directores de programas, directores académicos, assitants, … y todo el organigrama, por muy vertical que sea.

Externamente, sea por auditorías del organismo de control de turno, o por recogida de datos cuanti o cuali de l@s alumn@s, no dejan de ser Auditorías. Control exterior de lo que se cuece en el interior.
Talvez el alumno no se pueda considerar puramente exterior… está a medio camino de Interior o Exterior. Pero en cualquier caso es el CLIENTE de las escuelas de negocio… y como es bien creído desde siempre, el cliente siempre tiene la razón.

4- ¿Qué sucede si evaluamos los puntos 1, 2 y 3 desde el prisma de las tesis de sir Ken Robinson?

Este sistema que he fotografiado muy por encima en los puntos anteriores creo que está en un 50% en las tesis de sir Ken Robinson:

  • Es una formación experiencial (los profes suelen ser profesionales, no dogmáticos académicos.
  • Es una formación enfocada a habilidades, directivas, intelectuales, de raciocionio… y suelen pedir un trabajo-tesina en grupo de trabajo en equipo para aprovar con suficiencia el programa.
  • Se desarrolla con alumnos con motivaciones similares, que están rodeados de gente homogénea, con intereses similares, con perfiles profesionales parecidos, y con status y poder económico parecidos
  • otros…
Pero… Creo que Robinson diría que seguimos fabricando ejércitos de personas homogéneas, idénticos en formación, en recepción de ideas, y que la única cosa que nos diferencia es el grado de asumción de habilidades directivas o ejecutivas durante el postgrado.
Además, añado que
  • El éxito o fracaso de un programa formativo se mide de un modo sesgado. Ya sea por encuestas cuanti o cuali a alumnos, o por un controller de calidad que evalúa la calidad de los temas expuestos por el profesorado.
  • Nadie puede (no creo que fuera viable) evaluar el grado de desarrollo directivo que un alumno goza a 8 meses vista después del final del postgrado o master.
  • Los clubs de antiguos alumnos puede que no funcionen tan bien como la institución desearía.
  • otros…

Cuál es mi opinión personal, dadas mis circunstancias…

  1. No me engaño. He sido “baneado” de los módulos que tenía asignados por el hecho de que las encuestas no me han sido favorables.
  2. La razón que me han dado no me ha convencido… puesto que en el primer módulo saque una nota baja en satisfacción global de los alumnos (creo que fue un 7,2 ) Los aspectos cualitativos a considerar fueron considerados, y la nota media de la segunda promoción de cursos subió a 8,1. Analicé las causas de la insatisfacción de los alumnos y enmendé las causas de los “problemas”. Acción Correctora atajando la causa.
  3. Cómo es posible que den por OK una encuesta en la que, en una de sus preguntas, piden “El grado de conocimiento de la temática impartida ha sido … muy adecuado … adecuado …  poco adecuado …” ?? en principio el alumno ha venido a recibir conocimientos por parte del profesor. Cómo puede saber ese mismo alumno si el profesor conocía la temática explicada? es ilógico.
  4. Si los alumnos estuvieron tan mal… cómo es posible que me invitaran 2 veces para ir a cenar con ellos después de las clases? esa afinidad o “buenrollismo” no es un indicador de calidad? (por principios no acepté la invitación a ir a cenar… :))
  5. Sigo en contacto con algunos de los alumnos que he tenido (con 4 de las 2 promociones que he tenido), vía twitter o mail. El trato es de colegas.
Disclaimer:
Este post no es una pataleta. Es fruto de unos análisis (los de Sir Ken Robinson) aplicados a las escuelas de negocios.
Mi experiencia o “baneo” sólo ha acabado de perfilar el post. Un post que, por cierto, es sin ninguna acritud.