Ya ha llegado el día en que la cuenta regresiva para la Trailwalker de Intermón Oxfam sólo muestra unas cuantas horas. Mañana, a las 10am, los casi 300 equipos registrados empezaremos nuestra aventura, de Olot a Sant Feliu de Guíxols. 100 kms, en un máximo de 32h.
Pero este es el segundo reto para todos los equipos que nos hemos inscrito. El primer reto ha sido recaudar los 1.500€ mínimos que todo equipo debe recaudar si quiere participar mañana dia 20 de Abril. Y sobre esta aventura de recaudar 1.500€ va este post.

Siempre he pensado que la vida es aquello que te pasa entre lección aprendida y lección aprendida. Y de momento, el hecho de formar parte del equipo 166,  los WackyWalkers, ya me ha enseñado mucho. Estoy muy contento de tener a Ruben Giró – @surfzone@lidiabartolome@javierleiva@calataiut y @lourdesbaltrons como compañeros de viaje.

Cuando nos embarcamos en esta aventura, mis compañeros de viaje y yo enseguida nos pusimos manos a la obra para recautar los fondos. Mi estrategia fue picar a la puerta de pymes amigas, que quisieran donar entre 100 y 200€ a cambio de un patrocinio “oro”, con derecho a logotipo en nuestra camiseta del equipo, por ejemplo. Estaba esperanzado en que de mi lista de personas con quien contactar, alguno diría que sí. También le pedí soporte a una fundación en la que tengo un fuerte vínculo, pero tampoco pudo ser. Literalmente, entre peticiones, respuestas a peticiones, y movimientos de ficha ante tales negaciones, se me escapó mucho tiempo (Dejé escapar Febrero y Marzo).

De la única idea de la que estoy satisfecho es haber intentado un curso benéfico en el Coworking Lloret.

Captura de pantalla 2013-04-19 a las 18.15.24

Mis compañeros, en cambio, jugaron con otra estrategia. Javier buscó complicidades familiares. Lídia consiguió muchas micro-donaciones, y organizó una rifa benéfica con la tienda de vinos “El Celler”. Ruben organizó desayunos en la universidad donde trabajaba. Josep Calataiut organizó hasta 4 desayunos y 4 almuerzos benéficos, entre los profesores del claustro del IES Ramón Turró. Ellos tienen todo el mérito de la recaudación del 1.500€ que hemos conseguido.

Este caso me da mucho que pensar, sobretodo en el concepto de “Si de verdad deseas algo, y necesitas dinero para ello, cuál es la mejor manera para conseguirlo”. Los nuevos metodos de financiación colectiva, como el Crowdfunding, pueden ser enormemente potentes para levantar un buen proyecto. Pero en el caso de recaudar 1.500€ para una carrera benéfica, creo que la mejor manera es hacer vivir una experiencia a quien te va a ayudar. Rifas, sorteos, almuerzos, desayunos, … esa es la manera. Patrocinios de esponsorizaje, a no ser que sea el equipo de una empresa, no tiene sentido.

Al final, nos ha sobrado dinero, y, en vez de quedárnoslo para aumentar nuestra recaudación, se lo hemos dado a otros equipos que lo necesitaban. Menuda sorpresa se llevaron. Más ganas, pues, de que sea mañana y podamos vernos todos juntos.

Parece que ya están preparando la traca que anuncia la salida. Ya llega…